La carrera de Steven Wilson, uno de los titanes del rock progresivo, es inmensa. Por sus manos han pasado numerosos proyectos de renombre como Porcupine Tree, No-Man, y Blackfield, entre otros. Steven Wilson es, además de un genio compositor, un productor que ha tenido el placer de colaborar tanto con grandes del rock progresivo de los 70 como King Crimson, Jethro Tull y Yes, como con bandas más actuales muy importantes incluyendo Opeth, Anathema, etc. para remezclar algunos de sus álbumes.

“The Raven that Refused to Sing (and other stories)” es el tercer álbum de estudio de su proyecto en solitario. En él se aprecian claros matices del rock progresivo de los años 70, con un sonido muy moderno y limpio, y con algunos elementos más folk aportados por la flauta travesera o el piano. Hay que destacar también la coproducción de Alan Parsons junto a Steven, para dar los retoques al álbum.
El “artwork” del álbum logra ponerte en contexto en un álbum donde se relatan seis histórias de carácter bastante melancólico, que consiguen ponerte la piel de gallina por la lírica, las melodías y la calidad musical que desprenden cada uno de sus músicos.

  1. Luminol
  2. Drive Home
  3. The Holy Drinker
  4. The Pin Drop
  5. The Watchmaker
  6. The Raven That Refused to Sing