Hay momentos en los que uno se siente perdido. Sin saber ni qué ha ocurrido, ni qué podría haber hecho para haber actuado mejor. En el peor de los casos, se puede averiguar cuál hubiese sido la mejor decisión a tomar, pero es demasiado tarde y las consecuencias son inevitables.
En momentos así, hay veces en que la música puede pasar a un segundo plano; o por el contrario, ser directamente un factor principal en tu recuperación. Por momentánea que sea.
No se me ocurre mejor nombre para cantarle al corazón que el de la sueca Sophie Zelmani. Hemos hablado de la cantautora en varias ocasiones, pero si su nombre es recurrente es por sobrados motivos.
Su forma de cantar, directa y proveniente de lo más profundo de su ser, no se ve eclipsada por su sonido a la guitarra. Folk puro, honesto y sincero.
En esta ocasión resaltamos su tercer trabajo, ‘Time To Kill‘, editado por Columbia Records el 1999, donde las voces, casi susurradas y a veces recitadas, son lo que uno necesita para sobrellevar las penas y simplemente olvidarlas por un rato. Hablamos de un álbum que, rozando el pop, se convierte en belleza y esperanza a partes iguales, en una clave acústica marca de la casa. Disfrutadlo.

  1. My
  2. Losing You
  3. Nostalgia
  4. Time to Kill
  5. Why
  6. Happier Man
  7. Dreamer
  8. On Your Way
  9. I Don’t Know
  10. Gone So Long
  11. Fire