Pocas bandas gozan de una fama tan grande como la de los alemanes Rammstein. Y lo cierto es que se la han ganado a pulso. Banda polémica donde las haya, tal vez debido a haber sido algo impulsivos en sus inicios, los rumores que han levantado van desde la elección del nombre hasta la relación entre su actitud y estética con sus ideas, pasando por el acento con el que Till Lindemann canta. Sin embargo, con los años han conseguido superar cada obstáculo, incluyendo la censura en algunos países, hasta dejar que su energía y furia en los conciertos hable por ellos, casi más que su música y su crítica lírica.

Fundados el año 1994, nacen en el fervor de una nueva corriente nacida en la Alemania de los 90s, la ‘Neue Deutsche Härte‘; cuyas bandas, en un intento por diferenciarse de las influencias americanas y británicas (recuerda bastante a la aparición del Krautrock en los 70s), deciden subir las distorsiones y la rabia de su música. Es en este contexto en el que nace Rammstein, banda ya reconocida a nivel mundial y máximo exponente de dicho movimiento. Enmarcados en el Industrial Metal, que no es más que una fusión del Heavy Metal más duro con la música electrónica hegemónica en el país teutón; consiguen hacerse un hueco con su segundo álbum, ‘Sehnschut‘ en el 1997. Sin embargo, el estrellato llegará ya en el siglo siguiente, el año 2001, de la mano de un ‘Mutter‘ oscuro y lleno de confusas referencias al sexo y la muerte, así como crítico con los medios que tantas portadas han llenado a su costa.

  1. Mein Herz Brennt
  2. Links 2-3-4
  3. Sonne
  4. Ich Will
  5. Feuer Frei
  6. Mutter
  7. Spieluhr
  8. Zwitter
  9. Rein raus
  10. Adios
  11. Nebel