Hará poco más de un mes que hablamos del Rock Progresivo den España,  concretamente de una banda cántabra llamada Bloque, que bebía de las nuevas corrientes asentadas en el Reino Unido, como King Crimson o Yes. Sin embargo, los cántabros no fueron los únicos pioneros del Progresivo en España. Si nos fijamos, de hecho no fueron ni los más conocidos.

Concretamente, quienes se llevaron ese honor fue un trío de Sevilla nacido el año 1974. Su primer trabajo, un disco sin nombre conocido por su portada, ‘El Patio’, pasó sin pena ni gloria por las tiendas de música de la península, hasta que de repente hubo un gran revuelo y numerosas ventas. Este hecho llevó a los siguientes discos de la banda andaluza a los primeros puestos de las listas. El trío, que a lo largo de sus nueve años de actividad lanzó seis discos, se consolidó como una de las bandas más importantes del rock español, hasta su trágico final; y sobretodo como una fusión única que acabó creando escuela: el rock andaluz. Y es que su fusión entre un rock progresivo profundamente influenciado por grandes del género como King Crimson, se lleva de maravilla con la música flamenca, a manos de la técnica de Eduardo, grandes pasajes oníricos de los teclados de De La Rosa, y la adaptación de ritmos típicos de la canción flamenca con la batería. Sin duda una gran banda, poco recordada, que vale la pena rememorar.

  1. Abre la puerta
  2. Luminosa mañana
  3. Recuerdos de una noche
  4. Sé de un lugar
  5. Diálogo
  6. En el lago
  7. Todo es de color