No podiamos olvidar la importancia de las bandas sonoras en los videojuegos. Ejemplos hay muchísimos, puesto que es uno de los aspectos en los que las desarrolladoras han puesto más incapié a la hora de redondear sus productos. La difícil elección se la lleva el título ‘Hotline Miami 2: Wrong Number‘, un videojuego de acción cenital, en el que nos encontramos una banda sonora de más de cincuenta temas puramente electrónicos, siguiendo la línea que marcó su primera entrega. Sin duda, estos dos videojuegos han aportado una gran visibilidad al género Synthwave, el cual resurge con fuerza dado el auge de nuevos artistas como Carpenter Brut, Perturbator o M|O|O|N, en cuyos trabajos el sintetizador domina con mano de hierro, perfecto para crear atmósferas de gran concentración.