Hemos hablado bastante sobre bandas que han evolucionado mucho respecto a sus orígenes, y cómo han llegado a cambiar hasta el punto que hay fans a los que dejarán de gustarles. (Allá ellos)

Y un nombre suele ser recurrente entre los entendidos: Opeth. Y es que la banda sueca es un muy buen ejemplo, puesto que con el tiempo su sonido ha ido ‘menguando’ en agresividad, podría decirse, pasando del Death Metal Progresivo, a un Rock Progresivo más influenciado por el Folk, Blues y el Rock de los años setenta, dejando atrás los  guturales que tanto domina Åkerfeldt, pero sin perder el gusto por aquello oscuro.

Y Heritage, del 2011 y el décimo álbum de los suecos, supone el definitivo paso en esta dirección, puesto que se aleja de la escena metal contemporánea, y echa la vista atrás, ampliando sus horizontes y abarcando un espectro más amplio, como por ejemplo con las líneas de piano siendo influencia del pianista de jazz sueco Jan Johansson; y siendo mezclado, además, por Steven Wilson.

  1. Heritage
  2. The Devil’s Orchard
  3. I Feel the Dark
  4. Slither
  5. Nepenthe
  6. Häxprocess
  7. Famine
  8. The Lines in My Hand
  9. Folklore
  10. Marrow of the Earth
  11. Pyre / Face in the Snow