Artistas hay muchos. Muchísimos. Y de entre todos ellos, hay auténticas joyas que quedan perdidas por el camino de la historia, por cualquiera que sea la razón. Afortunadamente, los Nómadas del Sonido, siempre deseosos de encontrar joyas ocultas, somos legión. Y Nick Drake es una de esas joyas cuya carrera se vio truncada y perdida durante años.

Nacido en Birmania el 1948, y de nacionalidad británica, abandonó los estudios y se dedicó a su carrera musical. En la Inglaterra de los 60s, el folk tenía una escena importante, por lo que volcó todos sus esfuerzos en una carrera que nunca llegaría a fraguarse. Tras publicar dos discos sin apenas reconocimiento, y habiendo abandonado los escenarios por su timidez mezclada con una profunda depresión, trató de dar un vuelco a su suerte grabando este ‘Pink Moon’ el 1972.

Lo grabó en dos noches, con tan sólo su guitarra y su voz, tal vez porque los arreglos de sus anteriores discos no debieron convencerle demasiado. Por eso los 11 temas de 28 minutos suenan ‘tal y como un músico ve la vida en un momento determinado’. Por aquel momento ya estaba sumido en una honda depresión, que no hizo más que empeorar al ver que este tercer trabajo tampoco acababa de despegar, con lo cual abandonó su carrera. Dos años más tarde, a los 26 años de edad y tratando de grabar un cuarto álbum, recayó en la depresión que le acompañó toda su vida, y apareció muerto por una sobredosis de antidepresivos. Nunca se supo si por accidente o por suicidio.

La cuestión es que, pasados los 70s, su nombre comenzó a sonar por los medios, y cada vez más gente comenzaba a aclamar a un artista que, a día de hoy, es considerado uno de los mejores músicos del siglo XX, con una música oscura, triste, melancólica, pero tremendamente desgarradora y bella.

  1. Pink moon
  2. Place to be
  3. Road
  4. Which will
  5. Horn
  6. Things behind the sun
  7. Know
  8. Parasite
  9. Free ride
  10. Harvest breed
  11. From the morning