Todo el mundo conoce a Led Zeppelin (o debería), así que nos ahorraremos el tener que introducirlos como banda. Sin embargo, su legado va más allá de ‘Stairway to Heaven’ y un buen ejemplo es este ‘Houses of the Holy’. Lanzado el 1973 y rompiendo la tradición de los discos anteriores en cuanto a nombre se refiere, este es su primer álbum con un título pronunciable, y supone el quinto trabajo de la mítica banda británica.

Led Zeppelin consiguen con este álbum, un cambio drástico tanto en composición como en sonido y producción y se adentran tímidamente en el rock progresivo que estaba ya bien establecido en el Reino Unido con canciones como The Rain Song o No Quarter, alejándose así del rock clásico y del blues. También sorprenden con la canción funk rock The Crunge o con el reggae de D’yer Mak’er convirtiendo el disco como su álbum más diverso y ascendiéndolo a una obra de culto.