Uno de los álbumes con los que me enamoré de la banda británica. ‘Voyage 34’ es una travesía al interior del ‘yo’, un sinuoso sendero a través de la oscuridad de una mala experiencia de LSD, que a través de cuatro temas que se corresponden a las fases por las que pasa el sujeto, llamado Brian, que tras 33 dosis experimentales positivas, se encuentra en una situación de ansiedad y miedo.

Se compone de 4 temas, a cada cuál más largo, para llegar a un total de casi 70 minutos, y que atraviesan distintas fases de intensidad y psicodelia. Lanzado en el 2000, originalmente fue cocebido en el 93 como cara B de un álbum anterior. Con la idea de ser un ‘anti-single’, la duración original era de 30 minutos divididos en dos temas, siendo además una crítica a los singles que aglutinan y resumen todo el sonido de un trabajo en pocos minutos, cosa imposible de hacer en el caso de la banda británica, ya que son capaces de pasar de riffs muy rockeros a texturas más ambientales o influencias pop. La experimentación de este álbum, además, incide en la mezcla del rock más progresivo y el sonido más psicodélico, que a momentos recuerda a Pink Floyd, con el sonido trance y minimalistas de teóricos como Brian Eno.

  1. Phase I
  2. Phase II
  3. Phase III
  4. Phase IV