Debo confesar que el disco de hoy es mi último gran vicio. Debo haberlo escuchado una infinidad de veces en la última semana, en un intento de recuperar el tiempo perdido con respecto a una banda que hace apenas 8 días desconocía. Oso Leone son mallorquines, esa tierra que incomprensiblemente aporta grandes bandas pero que apenas se las reconoce, sea por la razón que sea.

Tras un debut homónimo el 2011, de un sonido folk-ish pero con muchos elementos íntimos y mucha calidez; lanzan el 2013 este ‘Mokragora‘, que adapta el nombre de una montaña Serbia, apuntando ya por donde van los tiros: el ambiente, la humedad de una zona montañosa en la que crecen los diferentes elementos a los que te transporta este álbum, todos ellos encontrando su lugar en el instante preciso. Y con elementos me refiero a las sonoridades creadas en el estudio. Cada canción, masterizadas y mezcladas con mucho mimo, contienen diferentes capas que en vez de superponerse las unas sobre las otras, se dejan espacios entre sí, creando unas tensiones que te dejan con ganas de sentir esa explosión que no llega, como si estuvieran aún por finalizar. La voz se mezcla con el resto de instrumentos, siendo uno más, en conjunción con unas guitarras casi naturales, y las percusiones y teclados que serán los encargados de llevar el ritmo, prácticamente indistinguible, pero que sin uno darse cuenta, se interioriza y lo haces tuyo. Sin duda es un álbum que, desde aquí, proclamo que todo el mundo debería experimentar, por sus preciosos argumentos y más aún estando libre en su Bandcamp.

  1. Ficus
  2. Ficus II
  3. Alçaria
  4. Cactus
  5. Salvia
  6. Clivia
  7. Monstera
  8. Crisantemo
  9. Sanseviera