Reconozco que no sé muy bien el porqué, pero la música folklórica escandinava me atrae. Wardruna sembraron una semilla en mí, que ha ido creciendo a base de curiosear, llegando a florecer en algunos momentos, y a hibernar en otros, pero que continúa como si fuera un ser perenne. Y he de confesar que esta metáfora vegetal no es al azar: es sencillamente lo que Forndom consigue hacer crecer dentro de uno cuando escucha ‘Dauðra Dura‘, su primer largo, precedido de un genial EP como es ‘Flykt’.

Forndom es el nombre bajo el que se esconde L. Swärd, un músico multiinstrumentalista procedente de Suecia, y con el  que consigue crear unas atmósferas hipnóticas. Su sonido podría ser, fácilmente, comparable a los noruegos Wardruna; y su figura a la del gran Einar Selvik. Sin embargo, Swärd consigue unas atmósferas mucho más íntimas, que te trasladan al corazón de los bosques escandinavos, de una forma en la que es difícil resistirse. ‘Dauðra Dura’ significa ‘Puertas hacia la muerte’, lo cuál pone en preaviso al oyente: el álbum, de temática trascendental, trata el paso de la vida a la muerte desde una perspectiva casi ritual, bebiendo de las aguas de la mitología y la tradición de las tierras norteñas. Pero ya está bien de hablar, ahora toca escuchar, y dejarse llevar. ¿Alguien más imagina un bosque lleno de niebla?

  1. Nio nätters led
  2. Den grymma hästen
  3. Resan
  4. När gudarna kalla
  5. Svitjod
  6. Jag vet ett tempel stå
  7. I Hels sköte