Islandia tiene una escena musical atípica. Al ser un país reducido, los artistas islandeses tienen que verse obligados a expandirse fuera de la isla si quieren crecer, y para ello necesitan calidad. Y calidad es algo que sin duda no falta en Sigur Rós, una banda de Post Rock, si bien podrían ser considerados pioneros de la música del nuevo siglo, de la que está por venir, con sus sonidos etéreos y vitales, minimalistas y evocadores de sueños. Nacida el año 1994 en Reikjavik, se la conoce sobretodo por la voz de su cantante y la inusual lengua en la que cantan algunas canciones, aparte del Islandés, conocida como ‘Vonlenska’, que en realidad no son más que sílabas sin sentido a las que el oyente deberá dar significado. Si alguien puede cambiar la manera en que se concibe la música hoy día, son ellos.

  1. Intro
  2. Svefn-g-englar
  3. Starálfur
  4. Flugufrelsarinn
  5. Ný Batterí
  6. Hjartað Hamast
  7. Viðrar Vel Til Loftárása
  8. Olsen Olsen

‘Ágætis byrjun’ es el segundo álbum de la banda, cantado en islandés, excepto en el tema ‘Olsen Olsen’ donde debuta el Vonlenska, de un sonido ambiental que sabe a invierno y melancolía, sin dejar de ser abstracto, y  en el que hay arreglos orquestales y el guitarrista Jónsi Birgisson utiliza un arco de cello para tocar la guitarra. Poco se puede decir más allá de que su escucha es absolutamente imprescindible.