Tras la muerte de Kurt Cobain en el 1994,  y la consecuente desaparición de Nirvana, Dave Grohl decidió según ha comentado en más de una ocasión, lanzarse a componer su propia música lejos de la batería. Y así es como nace Foo Fighters, una banda heredera del grunge de Seattle, que con los años ha llegado a llenar estadios enteros.

Su rock alternativo y la garra de sus canciones han sido sellos distintivos de una carrera plagada de éxitos, críticas y descansos. Pero si hay un álbum que debe ser escuchado es su sexto largo ‘Echoes, Silence, Patience & Grace’, con el cual consiguieron llegar al éxito más absoluto, grabando un directo en el estadio de Wembley de Londres.

  1. The Pretender
  2. Let It Die
  3. Erase-Replace
  4. Long Road to Ruin
  5. Come Alive
  6. Stranger Things Have Happened
  7. Cheer Up, Boys (Your Make Up Is Running)
  8. Summer’s End
  9. Ballad of the Beaconsfield Miners
  10. Statues
  11. But, Honestly
  12. Home
  13. Once & For All (demo)